(Read in English here)

30 de noviembre de 2015—Una coalición de organizaciones internacionales entregaron hoy una carta abierta a la Fiscal General, Licenciada Thelma Aldana, y a la Ministra de Gobernación de Guatemala, Eunice Mendizábal, haciéndoles un llamado para iniciar una investigación inmediata del asesinato del defensor ambiental Rigoberto Lima Choc, quien había denunciado contaminación relacionada a una plantación de palma africana. La petición—una acción conjunta de Amigos de la Tierra, ActionAid USA y la Comisión de Derechos Humanos de Guatemala en EEUU—fue firmada por 49,314 personas de varios países.

Se presenta esta petición junto con la  Red de comunidades afectadas por la palma africana y las organizaciones que las acompañan, quienes denunciaron públicamente el ataque y el impacto negativo de las plantaciones de palma en las comunidades.

“Es totalmente inaceptable que defensores del medio ambiente como Rigoberto arriesguen sus vidas cuando denuncian a grandes contaminadores”, dijo Jeff Conant, Director de Campañas Internacionales de Bosques, de Amigos de la Tierra-EE.UU. “Hoy enviamos un mensaje fuerte a las autoridades gubernamentales de que tienen que proteger a defensores de derechos humanos e impedir, que las operaciones de aceite de palma ocupen más tierras de las comunidades, que destruyan los bosques y ríos y que sus operaciones hasta quiten la vida de comunitarios.”

Rigoberto Lima Choc recibió un disparo cuando se encontraba afuera del Juzgado de Paz en Sayaxché, Petén, el 18 de septiembre, apenas un día después de que un juez guatemalteco ordenara que la empresa de aceite de palma, Reforestadora de Palma de Peten S.A. (REPSA) suspendiera sus operaciones durante seis meses mientras se lleve a cabo una investigación de la fuente de contaminación que afectó fuertemente al Rio la Pasión en el norte de Guatemala a partir de abril. Lima, un maestro y activista indígena, había sido uno de los primeros en reportar la contaminación cerca de las plantaciones de REPSA. Muchos medios y organizaciones observadoras han reportado la probabilidad de que exista una conexión entre el asesinato de Lima y el papel de liderazgo que asumió en el proceso de exigir una investigación de la contaminación del rio.

Además del asesinato de Lima, tres defensores de derechos humanos—Lorenzo Pérez, Hermelindo Asij y Manuel Pérez—fueron retenidos por trabajadores de REPSA durante más de 10 horas y amenazados de ser quemados vivos antes de ser finalmente liberados.

La carta reitera las demandas de las comunidades afectadas para una investigación inmediata de los acontecimientos violentos que ocurrieron en el contexto de la contaminación en el caso REPSA, así como la adaptación de medidas para garantizar la seguridad de las y los defensores de derechos humanos en la región. Además, hace un llamado a que se continúe con la investigación de la contaminación del Rio la Pasión y se adopten las medidas que garanticen la no repetición del desastre ecológico.

Se ha referido al desastre ecológico en Sayaxché como un “ecocidio” tantos por los residentes como por expertos. Informes estiman que docenas de miles de peces en el Rio la Pasión han muerto, más de 23 especies distintas, y que ha afectado el sustento económico de por lo menos 12,000 personas de 17 comunidades.

La contaminación parece estar vinculada directamente a un químico que se derramó de un tanque en la planta de procesamiento de REPSA en abril; la empresa primero admitió tímidamente su responsabilidad pero luego negó su involucramiento. En ningún momento advirtieron a la comunidad sobre el derrame, pero rápidamente se hizo evidente que el agua había sido envenenada.

“La expansión de las plantaciones de aceite de palma en tierras de la comunidad y los bosques no solo ocurre en Guatemala, es una situación que se encuentra en muchos países en el mundo”, dijo Douglas Hertzler de ActionAid USA. “Las plantaciones de aceite de palma en Guatemala están expandiéndose para alcanzar la demanda global de aceites vegetales –debido en parte por los mandatos nacionales de EEUU y países europeos, entre otros para la producción de biocombustibles– que da como resultado la contaminación ambiental y el desplazamiento de comunidades locales”.

Líderes de Sayaxché dieron a conocer el caso del llamado ecocidio en el Rio la Pasión durante las audiencias recientes en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) en Washington, DC, destacando la situación precaria y vulnerable de las comunidades que se encuentran en medio de la producción de la palma africana.

“Estas casi 50,000 firmas representan la preocupación seria de la comunidad internacional sobre los niveles de violencia que viven los líderes comunitarios quienes defienden su salud y su medio ambiente”, dijo Kelsey Alford-Jones, Directora Ejecutiva de la Comisión de Derechos Humanos de Guatemala en EEUU. “Reiteramos nuestro llamado a las autoridades guatemaltecas para llevar a cabo una investigación profunda e imparcial de la muerte de Lima y la contaminación del rio, y de proteger a los defensores del medio ambiente.”

###

Contactos:

Amigos de la Tierra-EE.UU, Jeff Conant, jconant@foe.org, U.S. +1 510 900 0016

ActionAid USA, Douglas Hertzler, Doug.Hertzler@actionaid.org, U.S. + 1-202-421-1023

Comisión de Derechos Humanos de Guatemala en EEUU, Kelsey Alford-Jones, kajones@ghrc-usa.org, U.S. +1 202-529-6599